LIDERAZGO Y OFICINAS DEL SIGLO 21

Durante las últimas semanas del 2014 tuve la fortuna, una vez más, de visitar mi país de origen para compartir las fiestas en familia. He estado viajando a la Ciudad de Guatemala de manera continua, y no deja de sorprenderme el ritmo con el que cambia el paisaje urbano en cada visita. El crecimiento de los espacios comerciales, residenciales y profesionales es impresionante, y va más allá de lo que he visto en cualquier ciudad de tamaño comparable en la última década.

Es casi un ritual visitar algunos de los nuevos centros comerciales, que rivalizan con los de los Estados Unidos en tamaño y diseño, ya que se inauguran por los menos 2 o 3 cada año. Además, en esta visita me invitaron a conocer un proyecto de oficinas para una empresa de tecnología. El proyecto comenzó con la solicitud de los dueños del negocio de crear un diseño atractivo y eficiente, que aprovechara las características de los “open floor plans” usuales para este sector.

El proyecto se completó antes del fin de año, y los trabajadores comenzarán el 2015 en un nuevo espacio laboral que enfatiza las zonas comunes y la casi ausencia de despachos privados.

Me comentaron que los responsables de la empresa querían expresar algunos de sus valores y cultura en las nuevas oficinas. Viendo los planos y fotos del producto terminado, interpreté esos valores como: transparencia, igualdad, accesibilidad y eficiencia.

Cuando tengo oportunidad de conversar con mis clientes sobre como aumentar la eficiencia de su liderazgo, hablamos de tres “espacios” donde el líder debe empeñarse en mejorar:

–       Como articular y ejecutar una visión

–       Diseñar e implantar estructuras exitosas de gestión y liderazgo en toda la organización

–       Producir, compartir y evaluar los resultados con todos los grupos de interés relacionados con la organización

El tema de los espacios físicos y oficinas puede parecer una prioridad menor en la lista de actividades del líder. Este es un error común: preocuparse por la calidad y funcionalidad de los espacios compartidos por todos los responsables de llevar a cabo las labores diarias, es un tema tan crítico y pertinente como cualquier otro en la agenda del líder, y que encaja perfectamente en la lista arriba mencionada.

Los trabajadores, clientes, socios y proveedores de cualquier negocio apreciaran que un diseño bien pensado, aprovechando todos los criterios y herramientas disponibles, resulte en que sus interacciones se den de la manera más eficiente, productiva y cómoda posible. Investigar como conseguir esta ecuación también presenta una gran oportunidad para identificar los flujos de trabajo y procesos clave, además de crear momentos para alinear y mejorar el compromiso de todos los involucrados en la empresa.

Aunque la opción de “abrir los espacios y eliminar los despachos privados” tenga sus pros y contras, según el sector, actividad y cultura de la empresa, los líderes pueden y deben representar sus valores, principios y cultura en cada metro cuadrado de espacio compartido, y maximizar los esfuerzos de su organización par conseguir la excelencia y éxito.